Boda Religiosa – III: Esquema de la ceremonia

En las bodas religiosas, los novios pueden acordar con el sacerdote el tipo de celebración que mejor se ajusta a sus intereses y preferencias; pudiendo hasta decidir, en la mayoría de los casos si quieren o no celebrar misa durante su boda y hasta la duración de la misma.

Las bodas religiosas sin misa suelen tener una duración de unos 20 minutos y son las preferidas por los novios que deciden casarse por la Iglesia y, pese a ser creyentes, no son demasiado practicantes; o por aquellos que se casan por la tarde, y las horas de sol apremian para poder hacerse fotos al aire libre. Las bodas con misa corta son las más habituales y duran unos 40 minutos, dependiendo del número de lecturas por parte de los invitados que se quieran realizar. Y una boda con misa larga puede llegar a durar algo más de 50 minutos.

En cualquier caso, el esquema con los pasos a seguir es similar en cualquiera de estas tipologías, añadiendo en los casos de las bodas religiosas con misa, la celebración de la eucaristía después del rito del matrimonio. En general, el esquema de la ceremonia para la celebración de una boda religiosa es el siguiente:

♥ Entrada de los invitados y de los novios

Aunque lo más común es que los invitados esperen dentro de la Iglesia a la entrada de los novios, hay quienes prefieren esperar en la puerta para ver llegar a los novios en los coches nupciales. Esto es difícil de controlar ya que vosotros ese día no podréis ocuparos de todo, por lo que una vez que decidáis cómo queréis que se haga y si no contáis con una Wedding Planner que se encargue de la colocación de vuestros invitados, informad a vuestros familiares más cercanos para que les informen según vayan llegando.

Un problema muy común es la colocación de los invitados, el protocolo dice que los familiares de la novia deben colocarse en el lado izquierdo según se mira al altar. Pero como esto raras veces se cumple, os recomiendo poner en los primeros 3-4 bancos de cada lado del altar un cartel de reservado para que se coloquen los más allegados informándoles unos días antes de su colocación; ya que muchas veces con los nervios, las prisas y demás, los familiares de una misma parte ocupan todos los primeros bancos y dejan a la otra parte sin sitio preferente.

♥ Bienvenida del sacerdote

Al comienzo de la ceremonia, el sacerdote dirigirá unas palabras de bienvenida a los presentes, con mención especial a los novios y al motivo del evento.

♥ Liturgia de la palabra

Uno de los “inconvenientes” que ofrecen las bodas religiosas es que la mayoría de las lecturas para la ceremonia tienen que estar contenidas en la Biblia y/o relacionadas con la Iglesia. Si queréis personalizar las lecturas de vuestra boda, deberéis elegir los textos siguiendo el siguiente esquema:

  • Primera lectura del Antiguo Testamento
  • Salmo responsorial
  • Segunda lectura del nuevo testamento -> En este caso puede no ser un texto Bíblico. Aquí podéis aprovechar para incluir alguna lectura personalizada de algún familiar o amigo.
  • Aleluya

Entre estas lecturas, los novios pueden dirigirse algunas palabras de compromiso entre ellos y realizar una lectura sorpresa para la pareja con el fin de personalizar un poco más la ceremonia.

♥ Evangelio y Homilía (Solo en caso de boda con misa)

El sacerdote realiza una lectura del Evangelio y explica su significado de forma informal y cercana, introduciendo la celebración del rito de matrimonio que está a punto de realizarse.

♥ Rito del matrimonio

El rito del matrimonio es común para todas las bodas, incluso si se trata de bodas civiles el rito es similar pero modificando algunas palabras. Consta de las siguientes partes:

  • Monción: El sacerdote explica el significado del sacramento del matrimonio que los novios están a punto de contraer ante los ojos de Dios.
  • Escrutinio o interrogatorio: Los novios deben asentir a todas las preguntas que se realicen en este punto: “¿Venís libremente a contraer matrimonio…?-Sí, venimos”, etc.
  • Consentimiento: Es el acto del “Sí, quiero” puramente dicho. En este caso podéis elegir entre dos procedimientos:
    1. Que sea el cura os realice la pregunta: ¿(nombre del novio), quieres recibir como legítima esposa a (nombre de la novia) y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza; y así amarla y respetarla todos los días de tu vida?”. Respondiendo cada uno de los novios “Sí, quiero”.
    2. Deciros vosotros mismos los votos nupciales de la siguiente forma: “Yo, (nombre del novio), te quiero a ti, (nombre de la novia), como legítima esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, todos los días de tu vida”. Personalmente a mí me gusta más esta última opción a riesgo de que los nervios puedan jugar una mala pasada
  • Entrega de anillos y arras: Con la bendición de los anillos y arras, los novios se hacen entrega de los mismos pronunciando las siguientes palabras de compromiso: “(nombre de la pareja), recibe esta alianza en señal de mi amor y fidelidad a ti” y “(nombre de la pareja), recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios y signo de los bienes que vamos a compartir”

Llegados a este punto el sacerdote bendice el matrimonio que acaba de oficiarse y, en el caso de boda sin misa, daría por finalizada la ceremonia una vez que los contrayentes y testigos firmen el acta matrimonial.

La celebración de la misa, en cualquiera de sus modalidades (corta o larga) implica, además los siguientes pasos propios de la Comunión:

♥ Eucaristía y La Paz:  No se aconseja que los novios bajen del altar a dar la paz a algunos familiares, ya que alarga en exceso la ceremonia y puede ofender al resto de los invitados que no lo reciban.

♥ Peticiones y ofrendas: Aquí puedes leer algunas lecturas para peticiones que yo leí en la boda de mi hermano.

♥ Comunión: Primero tomarán la comunión los novios y padrinos, y después el resto de los invitados.

♥ Bendición final: En este punto los novios pueden hacer alguna lectura de agradecimiento a sus invitados.

♥ Firma del acta matrimonial: Puede firmarse sobre el altar o en la sacristía, esto depende del sacerdote y las normas de la parroquia.

 Consejos de última hora

Para no llevaros mal rato en el día más feliz de vuestra vida y poder buscar opciones alternativas en caso de negativa, ¡consultadlo todo con el sacerdote!:

  • Lo mejor es hablar previamente con el sacerdote que va a casaros y explicarle vuestras preferencias e intenciones para acordar la forma en que se celebrará vuestra boda, de este modo os podrá aconsejar la mejor opción e ir preparando la ceremonia a vuestro gusto.
  • Si queréis hacer fotografías en el altar con familiares y amigos, consultadlo previamente por si no hubiera tiempo entre celebraciones concertadas.
  • El sacerdote no puede obligaros a contratar ningún tipo de servicio con proveedores habituales de la parroquia: fotógrafo, flores, música… Es completamente ilegal y puede denunciarse.
  • Si queréis contratar coro o cualquier tipo de música en directo para la ceremonia consultadlo con el cura, pues muchas parroquias no lo admite; aunque llegado el caso luchad por ello porque como hemos dicho, no es legal que os prohíban u obliguen a la contratación de unos servicios determinados.
  • Si vuestros invitados pueden tirar arroz, confeti o cualquier otro elemento de celebración en la puerta de la Iglesia.
  • Es muy importante que algunas semanas antes de la boda facilitéis al sacerdote el listado de lecturas elegidas y personas que las realizarán con el fin de que pueda organizar el resto de la celebración.

Comentarios (2)

  1. ma felicitas bautista rodriguez

    quiero saber donde van los padrinos de lazo que no se nombraron

  2. ma felicitas bautista rodriguez

    a y los de velacion¿

Deja tu comentario