Un ramo de novia muy especial

Ramo de novia bolso

La variedad de estilos de ramos de novia cada día se hace más infinito: desde romántico, clásico, en cascada, bouquet, desenfadado, vintage… y hace que sea una de las decisiones más difíciles y comprometidas por las que deberá pasar la novia, ya que será el complemento que primero llame la atención sobre su conjunto de look de novia.

Sin embargo, a pesar de que yo quería un ramo de novia original y exclusivo, no quería que fuera el principal de mis complementos de novia y que pudiera restar protagonismo al resto de detalles del conjunto; unos pendientes grandes y un velo con encaje y cristales swaroski ya resaltarían demasiado sobre mi vestido de novia como para recargar el ramo… Además, me regalaron un abanico de novia con encaje de bolillos (hecho a mano) que pretendía lucir por encima de todas las cosas, por lo que la idea se centraba en un ramo cómodo y fácil de llevar que me dejara libertad para llevar en la mano el abanico.

Al principio pensé en un ramo de novia en forma de pulsera de flores que cayera ligeramente desde la muñeca algunos centímetros. Pero después de darle muchas vueltas y pensar en el calor que debía de hacer un 23 de junio en Cáceres; no me resultaba todo lo cómodo que yo esperaba de mis complementos de novia. Por ello, y junto con la magnífica florista que me asesoró en toda la decoración floral de la boda, encontramos la forma perfecta para el ramo de novia.

Mi ramo de novia con forma de bolso consistía en un bouquet de rosas rojas, combinando la originalidad del fomato con lo clásico de las flores. Iba montado sobre un armazón de metal lo que, según la florista, aseguraba sudurabilidad porque le pondría una esponja húmeda en el interior para que las flores lucieran perfectas durante todo el evento. El asa era una cadenita dorada que podía coger con la mano o colgar de la muñeca, lo que me dejaba la mano libre para poder llevar el abanico y moverme con comodidad.

Pero sin duda, el detalle más especial que hacía de mi ramo un complemento único y original, era un colgante en el ramoen forma de camafeo que llevaba las fotos de mis abuelos. Muchas novias tienen familiares o personas especiales que les faltan en su día; en mi caso, no solo quería tenerlos presente en mi memoria, si no que quería saber que me acompañaban y que, de alguna forma, estaban conmigo. Creo que fue una de las ideas más originales de la boda, y sin duda de las más emotivas. El resultado fue el siguiente, espero que os guste.

 

Deja tu comentario