Somos supersticiosos

Cruzarse con un gato negro, pasar por debajo de una escalera, encontrar un trébol de cuatro hojas… las supersticiones forman parte de todos los aspectos de nuestra vida y el mundo de las bodas no se queda al margen. Las novias nos encontramos con un amplio repertorio de mitos y supersticiones que cuidamos cumplir cual sagrado ritual. Estoy segura de que si nos dijeran que para ser feliz en nuestro matrimonio la noche anterior tenemos que dormir cabeza abajo, nos encontraríamos ante una nueva variedad de novia-murciélago. Como de momento podemos salvarnos de hacer la competencia a Batman, vamos a hacer un repaso a las supersticiones más extendidas para que puedas decidir cuál de ellas seguirás para asegurar la felicidad de tu enlace.

Una extendida tradición propone a las novias llevar algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul. Pero, ¿sabes qué significado tiene cada uno de estos elementos para la novia? Algo viejo significa que la novia no rompe con su pasado, si no que lo tiene presente en el inicio de su nueva vida. Algo nuevo como símbolo de esperanza y prosperidad ante un futuro nuevo. Algo prestado simboliza la amistad, como forma de compartir la felicidad; hay quienes hilan más fino diciendo que debe ser un objeto de una amiga casada. Y algo azul representa la fidelidad de los contrayentes y augura un matrimonio duradero.

Llevar huevos a Santa Clara es una tradición muy española para que no llueva el día de tu boda; pero en algunas ciudades las Clarisas se llegan a juntar en primavera con tantas docenas de huevos que ya solicitan donativo económico. Sin embargo, hay un refrán que dice “Novia mojada, novia afortunada” lo que supone una contradicción a toda regla para este ritual.

Casarse en el mes de enero, además de asegurarse mal tiempo, puede acarrear problemas económicos al matrimonio.

Aunque ya conviváis juntos, la noche anterior al enlace no podréis dormir en la misma habitación.

Además de que el novio no pueda ver el vestido de la novia antes de la boda; hay quien dice que la novia no puede mirarse en un espejo de cuerpo entero totalmente ataviada, ya que no puede verse como novia antes de estar casada. Pero, ¿cómo vas a salir de casa sin mirarte completamente? Truco: quédate un complemento sin poner (los pendientes, los zapatos, una pulsera…) y antes de salir te miras en un espejo pequeñito cómo te queda este último complemento… ¿Quién hace la ley hace la trampa, no?

El velo de la novia la protege frente a los malos espíritus.

Pese a ser uno de los complementos que mejor sienta a una novia, llevar perlas no son un buen augurio. Las perlas simbolizan las lágrimas de la novia y, con ello, traerán lágrimas al matrimonio.

Se dice que trae buena suerte que la novia lleve una moneda cosida en el dobladillo del vestido y el novio en un zapato; atrae la fortuna y riqueza al matrimonio.

Vigila que durante la ceremonia el novio tenga la corbata completamente recta. Si tiene la corbata torcida será que el novio está mirando a otra, por lo que será infiel en el matrimonio.

Si la novia llora en la boda, no volverá a hacerlo durante su matrimonio.

Tirar arroz después de la ceremonia simboliza la fertilidad y descendencia de la pareja.

Los petardos, fuegos artificiales o las latas atadas a los coches de los novios también tienen su significado; ya que los ruidos fuertes ahuyentan los malos espíritus.

La noche de bodas que tu nuevo marido te coja en brazos para cruzar el umbral de vuestra habitación, ya que si la novia tropieza el matrimonio pasará por muchos problemas desde el primer momento.

¿Serás capaz de seguir todas estas tradiciones para el día de tu boda?

Deja tu comentario