Lecturas para bodas – II: Votos nupciales

Programa de mano para bodas

Los textos para una boda civil siempre son más susceptibles de personalizar que para una ceremonia religiosa. Además de las lecturas que hacen los familiares y amigos sobre la pareja o el significado del matrimonio, cada vez escuchamos más lecturas que los novios se leen el uno al otro, a modo de votos nupciales, y que culminan la ceremonia con un momento muy romántico e íntimo a compartir con los invitados.

En nuestro caso, nosotros celebramos una ceremonia civil en un jardín y queríamos que todas las lecturas fueran muy personales, por ello nuestra intención era escribirnos unos votos nupciales que pudiéramos leernos como sorpresa en el momento del “sí quiero”. A mí, que se me da bien escribir, me fue muy fácil escribir unas palabras con lo que significa mi pareja para mi; pero según se iba acercando la fecha de la boda, mi novio me confesó su pánico escénico y falta de imaginación a la hora de ponerse a escribir. Como le salvó el precioso anillo de pedida que me regaló :) decidimos suprimir esta parte de la ceremonia y utilizar los clásicos votos para el sí quiero. Sin embargo, para aprovechar los votos nupciales para el novio que ya estaban escritos, los incluimos en el programa de mano de la ceremonia que repartimos a nuestros invitados de la siguiente forma.

Un amor como el nuestro solo pasa una vez en la vida

Eres la brújula que guías mi camino, pues mi rumbo está donde tu vayas. Eres mi casa, mi familia, mi vida. Eres la sensatez de mis locuras, la cordura en mis decisiones. Mi amigo, mi confidente, mi amante; tú me completas en todos los aspectos de la vida y gracias a ti soy mejor persona.
No puedo prometerte que no encontraremos piedras en nuestro camino, pero tendrás mi mano cada día, en cada uno de tus pasos para que no tropieces. Y si cayeras, nos levantaremos juntos y seguiremos hacia delante, de la mano, siempre de tu mano.
Nunca te diré quién eres ni quien deberías ser, pero te apoyaré en cada una de tus decisiones y siempre te amaré tal y como eres.
Te prometo una sonrisa cada mañana, una mirada cómplice cada atardecer y una caricia cada noche.
Te prometo no tener que decir te quiero cada día, porque te lo demostraré en cada uno de mis besos.
A cambio de esto, yo no te pido nada; simplemente quédate a mi lado y nunca dejes de mirarme como lo haces hoy.

Para ti, que cada vez que me rozas, yo toco el cielo.
23-6-2012

 Programa de mano para ceremonia civil

Deja tu comentario